La planta de chaguar es una bromelia
que crece en el monte. Mediante un largo
proceso manual, se extraen fibras que
luego se transforman en hilos para realizar
diferentes tejidos. En el monte virgen, las
mujeres realizan la recolección. Cada hoja
se pela y raspa manualmente para
desgomarla y extraer la fibra. Luego de
varios días al sol, las fibras secas y
blanquecinas se separan y retuercen
con las manos de las artesanas
impregnadas de cenizas.
Conocedoras de los secretos del monte, la
mujer wichí recolecta raíces, frutos, cortezas
y hojas para realizar los diferentes tintes.
Siguiendo ancestrales códigos de expresión
artística, los tejidos de diseños abstractos y
simbólicos, aluden a su entorno natural.
Diseño & Imagen: Gustavo Scagliarini - Foto Producto: Pompi Gutnisky